El guardian entre el centeno - J.D. Salinger

Título: El guardián entre el centeno
Título original: The catcher in the rye
Autor: J.D. Salinger
Editorial: Alianza, publicada originalmente por Little, Brown and Company
Colección: Literatura
Género: Narrativa
Año de publicación: 1951
Precio: 8 €
ISBN: 978-84-206-6085-1
272 págs.

Descargar El guardián entre el centeno

Sinopsis:


Las peripecias del adolescente Holden Cauldfiel en una Nueva York que se recupera de la guerra influyeron en sucesivas generaciones de todo el mundo. En su confesión sincera y sin tapujos, muy lejos de la visión almibarada de la adolescencia que imperó hasta entonces, Holden nos desvela la realidad de un muchacho enfrentado al fracaso escolar, a las rígidas normas de una familia tradicional, a la experiencia de la sexualidad más allá del mero deseo.

"Los libros que de verdad me gustan son esos que cuando acabas de leerlos piensas que ojalá el autor fuera muy amigo tuyo para poder llamarle por teléfono cuando quisieras"

Holden Cauldfield, protagonista de El guardián entre el centeno

Antes de comenzar a hablar de El guardián entre el centeno conviene repasar algunos apuntes biográficos de la vida de su autor, J.D. Salinger, que servirán para comprender mucho mejor El guardián entre el centeno.

Biografía extraída de Wikipedia

Jerome David Salinger nació en Nueva York el 1 de enero de 1919 y falleció en Cornish, Nuevo Hampshire, el pasado 27 de enero de 2010. Comenzó su trayectoria literaria escribiendo relatos cortos para revistas de Nueva York, se alistó como voluntario para combarir en la II Guerra Mundial, participando en el Desembarco de Normandía como soldado de infantería y en Europa continuó escribiendo algunos cuentos, testigo de los horrores de la guerra, estos hechos le dejaron una profunda huella emocional que se percibe en algunos de sus relatos, especialmente Un día perfecto para el pez banana, sobre un ex soldado suicida, y también Para Esmé, con amor y sordidez, narrado por un soldado traumatizado.

En 1945, Salinger se casó con una médico francesa de nombre Sylvia, de la cual se divorció; en 1955 se casó con Claire Douglas, unión que concluyó también en divorcio en 1967, cuando se acentuó la reclusión del escritor en su mundo privado y su interés por el budismo zen.

Después de haber obtenido la fama y la notoriedad con El guardián entre el centeno, Salinger se convirtió en un eremita, apartándose del mundo exterior y protegiendo al máximo su privacidad. Se mudó de Nueva York a Cornish (New Hampshire), donde continuó escribiendo historias que nunca publicó.

Salinger ha intentado por todos los medios escapar de la exposición al público y de la atención del mismo. Sin embargo, se vio obligado a luchar continuamente contra toda la atención no deseada que recibe, como figura de culto que llegó a ser en vida.

En 2000, su hija, Margaret Salinger, publicó El guardián de los sueños. En su libro de “confesiones”, la señorita Salinger afirma que su padre se bebía su propia orina, sufría glosolalia, rara vez tenía relaciones sexuales con su madre, la tenía como una “prisionera virtual” y se negaba a permitirle ver a sus parientes y amigos.

A pesar de contar con numerosas ofertas, nunca ha permitido que ésta novela se llevara al cine, aunque sí hay muchos personajes cinematográficos que han sido asociados a Holden Cauldfiel, protagonista de la misma.

The Catcher in the Rye, traducida en castellano como El cazador oculto en 1961 y posteriormente como El guardián entre el centeno en 1978, fue su primera novela corta y se hizo muy popular entre los críticos y jóvenes. La historia narrada en primera persona relata las experiencias de Holden en la ciudad de Nueva York, después de reprobar el año en Pencey Prep, su escuela secundaria. Caulfield, es un adolescente inadaptado e inmaduro, pero de gran perspicacia, irónico y socarrón. Esta obra es considerada por muchos expertos como una de las novelas más importante e influyentes del siglo XX

La novela provocó numerosas controversias por su lenguaje provocador y por retratar sin tapujos la sexualidad y la ansiedad adolescentes, captando magníficamente lo que es la adolescencia con todas sus contradicciones; la fórmula del carácter del desorientado protagonista la ofrece su propia hermana, Phoebe, de 12 años de edad, cuando le dice que, sencillamente, no sabe lo que quiere. Holden Caulfield, se ha convertido en un icono de la rebeldía adolescente.

Su protagonista es una persona que ha perdido la confianza en las personas que le rodean y se siente desengañado de la sociedad en general. Con apenas 16 años de edad, Holden se siente desengañado por la vida, la cual ya le ha proporcionado múltiples decepciones. No existen en la novela referencias hacia el asesinato o la disolución social, es más, el protagonista no es un desarraigado, será el cariño que siente hacia su hermana lo que le hará cambiar de conducta. Es su hermana pequeña aquello por lo que aún merece la pena vivir, ya que todo le falla menos ella.


Treinta años después de su publicación en 1951, El guardián entre el centeno era tanto el libro más prohibido, como el segundo más estudiado como lectura obligatoria en los institutos estadounidenses.

Es, por otro lado, una novela que ha sido citada como favorita por muchos asesinos y otros inadaptados como


El gran éxito de El guardián entre el centeno reside en ese magnífico retrato que su autor hace de un adolescente, con sus contradicciones, sus desengaños y sus decepciones, mostrando a su vez, un sentido del humor treméndamente irónico a la vez que amargo, sin caer en la tentación de dibujar un personaje estereotipado.

Así comienza El guardián entre el centeno:

"Si de verdad les interesa lo que voy a contarles, lo primero que querrán saber es dónde nací, cómo fue todo eso de mi infancia, que hacían mis padres antes de tenerme a mí, y demás idioteces, estilo David Copperfield; pero no tengo ganas de contarles nada de eso. Primero, porque es un aburrimiento, y segundo porque a mis padres les daría un infarto si yo me pusiera acá a hablar de su vida privada. Para esas cosas son especiales, sobre todo mi padre. Son buena gente, no digo que no, pero a quisquillosos no les gana nadie. Además, no se crean que voy a contarles mi autobiografía con todos los detalles. Sólo voy a hablarles de una cosa loca que me pasó la última Navidad, antes que me quedara tan débil que tuvieran que mandarme acá a reponerme un poco. A D.B. tampoco le he contado más, y eso que es mi hermano. Vive en Hollywood. Como no está muy lejos de este antro, suele venir a verme casi todos los fines de semana. El será quien me lleve a casa cuando salga de de aquí, quizá el mes próximo. Acaba de comprarse un Jaguar, uno de esos cacharros ingleses que se ponen en las doscientas millas por hora como si nada. Cerca de cuatro mil dólares le ha costado. Ahora está forrado el tío. Por si no saben quién es, les diré que ha escrito El pececillo secreto, que es un libro de cuentos fenomenal. El mejor de todos es el que se llama igual que el libro. Trata de un niño que tiene un pez y no se lo deja ver a nadie porque se lo ha comprado con su dinero. Es una historia estupenda. Ahora D.B. está en Hollywood prostituyéndose. Si hay algo que odio en el mundo es el cine. Ni me lo nombren."


Uno de los capítulos que más me gustan de este libro y que mejor muestra el carácter contradictorio del protagonista es el número ocho, en él, Holden coge un tren hacia Nueva York y allí se encuentra a una atractiva mujer que resulta ser la madre de un compañero suyo con la que mantiene una conversación, Holden odia que le mientan pero no tiene ningún reparo en contar una mentira tras otra a ésta mujer, aquí un extracto del mismo:


—¿Eres alumno de Pencey? —me preguntó. Tenía una voz muy bonita, de esas que suenan estupendamente por teléfono. Debería llevar siempre un teléfono a mano.
—Sí —le dije.
—¡Qué casualidad! Entonces tienes que conocer a mi hijo. Se llama Ernest Morrow y estudia en Pencey.
—Sí, claro que le conozco. Está en mi clase.
Su hijo era sin lugar a dudas el hijoputa mayor que había pasado jamás por el colegio. Cuando volvía de los lavabos a su habitación iba siempre pegando a todos en el trasero con la toalla mojada. Eso da la medida de lo hijoputa que era.
—¡Cuánto me alegro! —dijo la señora, pero sin cursilería ni nada.
Al contrario, muy simpática—. Le diré a Ernest que nos hemos conocido.
¿Cómo te llamas?
—Rudolph Schmidt —le dije. No tenía ninguna gana de contarle la historia de mi vida. Rudolph Schmidt era el nombre del portero de la residencia.
—¿Te gusta Pencey? —me preguntó.
—¿Pencey? No está mal. No es un paraíso, pero tampoco es peor que la mayoría de los colegios. Algunos de los profesores son muybuenos.
—A Ernest le encanta.
—Ya lo sé —le dije. De pronto me dio por meterle cuentos—. Pero es que Ernest se hace muy bien a todo. De verdad. Tiene una enorme capacidad de adaptación.
—¿Tú crees? —me preguntó. Se le notaba que estaba interesadísima en el asunto.
—¿Ernest? Desde luego —le dije. La miré mientras se quitaba los guantes. ¡Jo! ¡No llevaba pocos pedruscos!
—Acabo de romperme una uña al bajar del taxi —me dijo mientras me miraba sonriendo. Tenía una sonrisa fantástica. De verdad. La mayoría de la gente, o nunca sonríe, o tiene una sonrisa horrible—. A su padre y a mí nos preocupa mucho —dijo—. A veces nos parece que no es muy sociable.
—No la entiendo...
—Verás, es que es un chico muy sensible. Nunca le ha resultado fácil hacer amigos. Quizá porque se toma las cosas demasiado en serio para su edad.
¡Sensible! ¿No te fastidia? El tal Morrow tenía la sensibilidad de una tabla de retrete. La miré con atención. No parecía tonta. A lo mejor hasta sabía qué clase de cabrón tenía por hijo. Pero con eso de las madres nunca se sabe. Están todas un poco locas. Aun así la de Morrow me gustaba. Estaba la mar de bien la señora.












Todo el texto que viene a continuación está copiado literalmente de wikipedia

Personajes del libro

El protagonista de la obra es Holden Caulfield. En la historia que nos cuenta, es un joven de 16 años, que mide seis pies y dos pulgadas, tiene el lado derecho de la cabeza lleno de canas y es muy delgado. Vive en New York. Es muy mal estudiante, le han echado de muchos colegios: Whooton, Elkton Hills, Princeton, entre otros; aparte de Pencey. Es un chico que tiene un vocabulario paupérrimo, a menudo dice ¡jo! Holden es el mentiroso más fantástico que puedan imaginarse, da nombres falsos como Jim Steele, Rudolph Schmidt. Él odia a los hipócritas, a los falsos, a los creídos y a las palabras cursis y cultas, pero sobre todo que la gente le mienta (cuando alguien dice que está listo, pero en realidad no lo está, por ejemplo). Es muy amable y carismático, sin embargo puede ser muy sarcástico, a menudo es irónico ("¡No estaba poco dormida!"). Es un manirroto horrible y malgasta mucho el dinero, cuando no lo pierde, se le olvida. Es un poco cobarde, y cuando no esta de humor se pone a encender cerillas una detrás de otra. Aunque tiene prohibido fumar, él fuma como una chimenea. Se le da muy bien el golf. Es virgen y no entiende el sexo. Es algo infantil, a veces se pone a hacer el indio. Quería mucho a su hermano Allie, cuando murió, se enfadó tanto que de rabia intentó romper el cristal del coche, pero se rompió la mano. Se pregunta a dónde van los patos cuando el agua del lago esta helada.

Familiares

  • D.B. es el hermano mayor de Holden, es escritor, autor por ejemplo de El Pececillo Secreto. Tiene mucho dinero y vive en Hollywood. Estuvo en el ejército durante cuatro años, incluso fue al desembarco de Normandía.
  • Allie es su otro hermano. Murió de leucemia cuando tenía solo 13 años el 18 de julio de 1946. Tenía dos años menos que Holden. Era pelirrojo, muy inteligente y nunca se enfadaba.
  • Phoebe es su hermana. Tiene solo 10 años. Es muy guapa, muy inteligente (solo saca sobresalientes), delgada y pelirroja. Le gusta mucho patinar y escribir. Es muy adulta para lo pequeña que es y de vez en cuando demasiado cariñosa, también es muy sensible.
  • El padre de Holden tiene mucho dinero, incluso tienen criada. Trabaja como abogado de empresa.
  • Su madre es muy nerviosa, y desde que murió Allie, está muy mal de salud.

Holden tiene más familiares, a los que considera unos cretinos, como a su abuelo, que vive en Detroit, a sus tías (de las cuales afirma tiene como cincuenta) y a sus primos.

Compañeros

  • Selma Thurmer es la hija del director de Pencey, es simpática y tiene una nariz larga y las uñas comidas y como sanguinolentas.
  • Ward Stradlater es el compañero de habitación de Holden en Pencey. Mide más o menos lo mismo que Holden, pero tiene unos hombros anchísimos y pesa el doble que él. Tiene una simpatía un poco falsa. Es un marrano en secreto: aunque parece limpio su maquinilla de afeitar esta asquerosa. Tiene un silbido muy molesto y esta enamorado de sí mismo. Sale muy a menudo con chicas.
  • Robert Ackley vive en la habitación de al lado de Holden en Pencey. Se cuela en la habitación de Holden unas ochenta veces al día. Es alto, mide seis pies y cuatro pulgadas, con los hombros un poco caídos. Tiene acne y se limpiaba las uñas a menudo, pero tiene los dientes negros y mohosos, al igual que las orejas. Odia a casi todo el mundo, sobre todo a Stradlater. Siempre coge las cosas más personales de los demás para fisgonearlas, y además luego no las deja donde estaban.
  • Marsala, Ely, Leahy y Hoffman son compañeros de Holden en Pencey.
  • Herb Gale es el compañero de habitación de Ackley en Pencey.
  • Howie Coley es el mejor del equipo de baloncesto en Pencey.
  • Mal Brossard es un maniático del Bridge. Va a Pencey.
  • Freaderick Woodruff es a quien Holden vendió su maquina de escribir.
  • Ernerst Morrow es un estudiante en Pencey. A Holden no le cae nada bien.
  • Carl Luce, Holden le conoce en Whooton. Es 3 años mayor que él y le cae bien. Es muy inteligente y posee muchos conocimientos. Estudia en Columbia. Cuando Holden está en Whooton, Carl era su consejero de estudios.
  • Arthur Childs y Louis Gorman son amigos de Holden en Whooton.
  • Dick Slagle y Harris Macklin son sus compañeros de cuarto en Elkton Hills.
  • Gertrude Lavine solía ser pareja de Holden cuando iban al Museo de Historia Natural.
  • Richard Kinsella fue un compañero de Holden que siempre se iba por las nubes en comunicación oral.

Profesores

  • Spencer es el profesor de historia en Pencey, tiene unos setenta años. Vive con su mujer, aunque duermen en habitaciones separadas, en la Avenida Anthony Wayne.
  • Haas es el director de Elkton Hills. Es la persona más falsa que ha conocido Holden.
  • Aigletinger era la profesora de Holden que le llevaba al Museo de Historia Natural todos los sábados.
  • Antolini, profesor en Elkton Hills. Su mujer se llama Lillian.
  • Thurmer. Es el director de Pencey. Es un hombre denomiado por Holden como falso.
  • Zambesi. Es profesor de biología.
  • Hartzell. Es el profesor de lengua y literatura en Pencey.
  • Ed Banky, entrenador de baloncesto en Pencey.

Amigos

  • Sally Hayes, es la chica con la que solía salir en New York. Estudiaba en Mary Woodruff. Se besaron en una cita para ir al teatro.
  • Anne Louise Sherman, chica con la que Holden tuvo relaciones.
  • Faith Cavendish, vive en el Hotel Stanford Arms. Con ella Holden baila en Princeton. Es una bailarina de striptease.
  • Alice Holmborg, es la mejor amiga de Phoebe.

Otros

  • Colegio McBurney, equipo de esgrima al que se enfrenta Pencey.
  • Ossenburger, alumno de Pencey que se hizo rico gracias a un negocio de funerarias. Tiene un Cadillac.
  • Jane Gallear, joven que salió con Stradlater. Holden la conoció en el verano. Tiene un doberman Pinscheer. Sus padres estaban divorciados. Es una chica rara, no muy guapa, pero que volvía loco a Holden. Leía mucho y le gustaba la poesía.
  • Buddy Singer, músico que tocó en el Salón Malva.
  • Bernice Crabs, Marty y Laverne, las tres chicas que conoce Holden en el Salón Malva. La primera es muy guapa y baila muy bien, las otras dos son feas y no bailan tan bien. Las tres eran muy amigas y estaba todo el rato alerta por si aparecía algún personaje famoso por el local donde estaban con Holden.
  • Ernie, es un negro enorme que toca el piano. Es un snob horroroso y se cree muy importante, aunque es muy bueno en el piano.
  • Howitz, taxista que lleva a Holden a "Ernie". Era una persona muy susceptible que tenia la cabeza redonda. No tenía paciencia, aunque no era mala persona.
  • William Simmons, salió con D.B. una temporada. Ahora sale con un oficial de la marina llamado Comandante Blop.
  • Maurice, ascensorista en Edmont, que convence a Holden de que contrate a una prostituta.
  • Sunny, prostituta que envía Maurice. Era algo joven, para ser prostituta, y con pelo medio rubio.
  • Monjas del café, eran muy agradables y simpáticas, daban clases de lengua y literatura.
  • George, estudiante en Andover. Conoce a Sally cuando acaba la obra de los Lunt que Holden la llevo a ver.
  • Al Pike, fue novio de Jane. Estudiaba en Choate.
  • Tina y Janine, chicas que cantaban en Wicker Bar.
  • Valencia, mujer que sustituyó a Tina y Janine en el Wicker Bar.
  • Curtis Weintraub, niño de la clase de Phoebe, que la empujó y le hizo una herida.
  • Phillis Margulis, niño que enseña a eructar a Phoebe.
Durante la obra, los personajes apenas cambian. Holden sigue siendo el chico que es, pensando lo mismo, y teniendo el mismo carácter, no obstante, Holden puede que haya aprendido alguna cosa, como por ejemplo que no sabe lo que quiere ni lo que no quiere. Lo único que sabe es que quiere mucho a su hermana Phoebe y que le gustaría ser el guardián de los niños que juegan entre el centeno.

Título

El título del libro en inglés hace referencia a una reflexión que el protagonista realiza en el libro sobre la letra de un poema, que trata sobre un Catcher (alguien que agarra o sujeta) que evita que “los niños caigan en el precipicio”.

(...) me imagino a muchos niños pequeños jugando en un gran campo de centeno y todo. Miles de niños y nadie allí para cuidarlos, nadie grande, eso es, excepto yo. Y yo estoy al borde de un profundo precipicio. Mi misión es agarrar a todo niño que vaya a caer en el precipicio. Quiero decir, si algún niño echa a correr y no mira por dónde va, tengo que hacerme presente y agarrarlo. Eso es lo que haría todo el día. Sería el encargado de agarrar a los niños en el centeno. Sé que es una locura; pero es lo único que verdaderamente me gustaría ser. Reconozco que es una locura.

La primera traducción al castellano de la obra, realizada en 1961 por Compañía General Fabril Editora en la colección Anaquel de Buenos Aires, fue Titulada "El cazador oculto". Posteriormente una traducción española de 1978 tituló la obra como "El guardián entre el centeno". Ese título viene siendo criticado por escritores no españoles desde hace tiempo. Rodolfo Rabanal explico en 2001:

El guardián en[tre] el centeno es estrictamente literal porque responde a las cinco palabras del título en inglés, pero esa literalidad no beneficia el sentido, más bien lo oscurece. El guardián es el jugador que en el béisbol corre para atrapar la pelota; si ese jugador se encuentra, de manera figurada, en un campo casi idéntico a un trigal, estará evidentemente oculto y fuera del alcance del bateador. En suma, «cazaría» la pelota desde una guarida y se comportaría como un cazador oculto. Ésa es la idea que inspiró el título de Salinger, sólo que en inglés, y en los Estados Unidos, bastaba con la literalidad para establecer la metáfora. Pero en la versión en español era preciso imaginar el propósito de Salinger y dar exactamente la idea que el autor buscaba. Luego se impuso esta nueva versión y el guardián en el centeno ya no suena a nada.
De todas maneras Salinger desautorizó cualquier otra traducción al castellano, con lo que el primer título que fue la única versión en español por décadas nunca más pudo usarse

Argumento

Escrito en primera persona, El guardián entre el centeno cuenta las experiencias de Holden Caulfield (el joven protagonista) en Nueva York, en los días siguientes a su expulsión de su escuela preparatoria “Pencey”. A medida que Caulfield narra su historia.

Caulfield está a punto de ser expulsado de “Pencey” (el cuarto colegio al que va) por lo que decide despedirse de su profesor de historia, el Sr. Spencer. Éste le reprocha su bajo rendimiento escolar. Regresa a su cuarto en “Pencey” en donde se entera que su compañero de cuarto Stradlater va a salir con una chica llamada Jane Gallagher, de quien Caulfield se hizo íntimo amigo en unas vacaciones en Maine. Esto incomoda a Caulfield, que luego es visitado por el impopular chico de la habitación contigua, Ackley, descrito por Caulfield como poco higiénico y molesto, aunque luego lo invita a cenar junto a otro compañero porque lo nota muy solo.

Cuando Stradlater regresa tarde de su cita, Caulfield lo interroga respecto a lo que hicieron. Como su compañero se niega, Holden sospecha que tuvo sexo con Jane por lo que, furioso, le golpea. Stralater da una paliza a Caulfield y lo deja con la nariz sangrando.

Caulfield, harto de todo, decide irse unos días antes del día oficial de la expulsión para pasar el fin de semana de incógnito en Nueva York. Toma un tren y en él se encuentra con la madre de un compañero del colegio, a la que le cuenta mentiras acerca del buen comportamiento del muchacho.

Una vez en Nueva York, Caulfield se aloja en un hotel, desde donde llama a una mujer llamada Faith Cavendish, que trabajaba de bailarina de striptease. Al no poder convencerla para que salga con él, Caulfield baja al salón de baile en donde danza con un grupo de turistas.

Después de salir del salón, Caulfield empieza a recordar las vacaciones que pasó con Jane, cosa que lo pone melancólico. Decide ir a un club de jazz llamado Ernie; allí encuentra a Lillian Simmons, antigua novia de su hermano, que invita a Caulfield a tomar unas copas. Para no estar con ella, pone una excusa y regresa al hotel.

En el ascensor del edificio se encuentra con Maurice, ascensorista y proxeneta que le ofrece los servicios de una meretriz. Caulfield acepta y se va a su cuarto, donde espera a la prostituta. Cuando llega, ella se presenta como Sunny y trata de tener sexo con Caulfield, pero éste se acobarda y le paga los cinco dólares que costaba el servicio. Sunny reclama diez dólares, pero Caulfield dice que Maurice le dijo cinco dólares como pago. La prostituta se va y regresa con Maurice, él le da una paliza a Caulfield y se lleva los cinco dólares restantes.

Lo único que a Caulfield le gustaría hacer en la vida es: Estar en un campo de centeno al borde de un precipicio. En el campo hay miles de niños jugando y él evita que ellos caigan en el abismo. Él seria el guardián entre el centeno.

Caulfield pasa la noche en casa de un antiguo profesor de literatura, el Sr. Antolini. Este lo consuela y le ofrece su sillón para que duerma allí. Caulfield en mitad de la noche siente sobre su cabeza una mano por lo que se despierta y descubre al Sr. Antolini. Pensando que quiere tener sexo con él, se excusa y se va del apartamento.

Caulfield va al colegio de su hermana pequeña, Phoebe, y espera hasta que sea la hora de su salida. Cuando Phoebe sale, se van a dar un paseo en el cual Caulfield le cuenta su deseo de irse al otro lado del país en autostop y empezar una vida nueva. Su hermana le pide ir con él a lo que él se niega pero, convencido por su hermana, decide finalmente no huir. Luego lleva a su hermana a un parque donde solían ir. Holden quiere que Phoebe monte en el carrusel pero ella dice que ya es demasiado mayor para eso. Holden le dice que no lo es y le da dinero para que compre unos tickets y suba. Y se pone triste pensando en su niñez mientras ve a su hermana. Finalmente este decide volver a empezar una vida nueva, en otro colegio, en el cual no haya personas falsas.


Citas

  • "No importa que la sensación sea triste o hasta desagradable, pero cuando me voy de un sitio me gusta darme cuenta de que me marcho. Si no luego me da más pena todavía"
  • "La vida es una partida y hay que vivirla de acuerdo con las reglas del juego"
  • "Me alegro de que inventaran la bomba atómica: así si necesitan voluntarios para ponerse debajo cuando la lancen, puedo presentarme el primero"
  • "Los libros que de verdad me gustan son esos que cuando acabas de leerlos piensas que ojalá el autor fuera muy amigo tuyo para poder llamarle por teléfono cuando quisieras"
  • "Aquel hotel estaba lleno de maníacos sexuales. Yo era problamente la persona más normal de todo el edificio, lo que les dará una idea aproximada de la jaula de grillos que era aquello"
  • "No hay sala de fiestas en el mundo entero que se pueda soportar mucho tiempo a no ser que pueda uno emborracharse o que vaya con una mujer que le vuelva loco de verdad"
  • "Me paso el día entero diciendo que estoy encantado de haberlas conocido a personas que me importan un comino. Pero supongo que si uno quiere seguir viviendo, tiene que decir tonterías de ésas"
  • "No sé por qué hay que dejar de querer a una persona sólo porque se ha muerto. Sobre todo si era cien veces mejor que los que siguen viviendo"
  • "Si un cuerpo encuentra a otro cuerpo cuando van entre el centeno, muchas veces me imagino que hay un montón de niños jugando en un campo de centeno. Miles de niños, y están solos, quiero decir que no hay nadie mayor vigilándolos. Sólo yo. Estoy al borde del precipicio y mi trabajo consiste en evitar que los niños caigan en él. En cuanto empiezan a correr sin mirar adónde van, yo salgo de donde esté y los cojo. Eso es lo que me gustaría hacer todo el tiempo. Yo sería el guardián entre el centeno"
  • "Lo que haría sería hacerme pasar por sordomudo y así no tendría que hablar. Si querían decirme algo, tendrían que escribirlo en un papelito y enseñármelo. Al final se hartarían y ya no tendría que hablar el resto de mi vida. Pensarían que era un pobre hombre y me dejarían en paz."


Fuentes bibliográficas:

Wikipedia: El guardián entre el centeno
Wikipedia: J.D. Salinger

1 comentarios:

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Me han hablado muy bien de este autor. Debe leerlo. En verano, será buena época. Un abrazo.

Publicar un comentario

La razón de ser de este blog es vuestra opinión.
Muchas gracias por vuestros comentarios