El crepusculo de los Dioses - Billy Wilder

Título: El crepúsculo de los Dioses
Título original:
Sunset Boulevard
Director: Billy Wilder

Intérpretes: William Holden (Joe Gillis), Gloria Swanson (Norma Desmond), Erich von Stroheim (Max von Mayerling), Nancy Olson (Betty Schaeffer), Fred Clark, Jack Webb, Lloyd Gough, Cecil B. DeMille, Hedda Hopper, Buster Keaton, Anna Q. Nilsson, H.B. Warner, Franklyn Farnum
Guión: Charles Brackett, Billy Wilder, D.M. Marshman Jr.
Música: Franz Waxman
Fotografía: John F. Seitz
Productora: Paramount Pictures
Género: Drama, cine negro
Nacionalidad:
EE.UU.
Año de realización:
1950
Duración: 1h. 50 min.

11 nominaciones a los premios Oscar
3 premios Oscar: Mejor guión, Mejor decorado en blanco y negro, Mejor Banda Sonora en filme dramático

Sinopsis:

Joe Gillis, un guionista sin fortuna, entra en una mansión que cree abandonada para huir de unos matones a sueldo. Pronto descubre que la otrora diva del cine mundo Norma Desmond vive en ese fantasmagórico lugar, con la única compañía del mayordomo Max von Mayerling. Ante su precaria situación eocnómica, Gillis acepta escribir el guión de Salomé, filme con el que la diva desea regresar al estrellato, tras años de ostracismo.

Trailer de El crepúsculo de los Dioses:



Estamos ante otra película que dentro de la filmografía de Billy Wilder es considerada de forma unánime por la crítica como obra maestra. Siendo muchos los que la consideran como la mejor película que se ha filmado sobre el cine, nos muestra a una antigua diva que se niega a reconocer que su época ha pasado, así sucede con Norma Desmond, que vive en su "torre de marfil" creyéndose admirada e idolatrada por todos, cuando en realidad ya son pocos los que se acuerdan de ella.

La película comienza con el plano de una acera. La cámara se mueve hasta dejar ver que en el bordillo pone "Sunset Blvd." Comienza a moverse, en un ángulo picado, por sobre el pavimento de Sunset Boulevard, con los títulos de crédito sobreimpresionados. Cuando los títulos de crédito han cesado de aparecer, la cámara se mueve hasta adoptar una angulación normal: aparece una comitiva de motocicletas y coches de la policía. Una voz en off explica que se ha cometido un asesinato en una de las grandes mansiones del bloque 10.000. Mientras la voz continúa hablando, se muestra la llegada de policías y periodistas a la mansión. En la piscina se encuentra el cadáver de un joven. La voz en off explica que es un simple guionista, que "siempre quiso una piscina. Bueno, al final consiguió una. Sólo que el precio resultó ser un poco alto". Hay un fundido y la voz, que es la del propio muerto, empieza a explicar cómo ocurrió todo, en un flashback que se extenderá por la mayor parte de la película.

Así comienza El crepúsculo de los Dioses:



El Cadaver en la piscina:

El guion de la película incluía un plano contrapicado (es decir, visto desde abajo) del cadáver de Joe Gillis flotando en la piscina tras ser asesinado por Norma Desmond. Dicho plano debía incluir también a las personas que se congregaban en la superficie, alrededor de la piscina (un grupo de policías y un fotógrafo). Wilder fue muy específico con su director artístico, John Meehan, sobre qué era lo que estaba buscando: "el plano que quiero es el punto de vista de un pez". Técnicamente, el plano resultaba sumamente difícil de realizar.

Meehan se inspiró en una revista de pesca para resolver el problema. En el fondo de un tanque de agua portátil, situado en el plató 9 de los estudios Paramount, instaló un espejo de gran tamaño, similar a los utilizados en las escuelas de danza. El plano se rodó desde encima del agua, utilizando una pasarela, con un ángulo de unos 48º. Para lograr el efecto del cielo al atardecer, detrás de los policías y el fotógrafo se colocó un fondo de muselina. El efecto que se logra es muy similar al "punto de vista de un pez" que buscaba Wilder. El inconveniente, sobre todo para William Holden, el actor que interpretaba al asesinado y flotante Joe Gillis, era que para lograr la máxima nitidez de imagen era necesario que el agua estuviese bastante fría, a una temperatura de unos cinco grados.

Gloria Swanson:

Su interpretación aquí es magistral, especialmente en el final de la película, tanto es así que tras verla, Barbara Stanwyck quedó tan impresionada que se inclinó para besar el dobladillo del vestido de Gloria Swanson.

Escena final de El crepúsculo de los Dioses: (¡ojo! se cuenta el final de la película)







En el cenit de su carrera, en 1925, se decía que había llegado a recibir 10.000 cartas de admiradores en una semana, y desde 1920 hasta comienzos de los años 30 había vivido en un barroco palacio de estilo italiano. Se parecía en muchos aspectos a Norma Desmond y, como ella, había sido incapaz de adaptarse a la llegada del cine sonoro. Aquí, sin embargo, terminaban los parecidos, ya que Swanson había aceptado con naturalidad el fin de su carrera cinematográfica, y a comienzos de los años 1930 había empezado una nueva carrera en Nueva York, primero en la radio y luego, desde mediados de los años 40, en la televisión, donde tenía un espacio semanal, "The Gloria Swanson Hour". Aunque Swanson no estaba interesada en regresar a la gran pantalla, sintió un vivo interés cuando Wilder le propuso el papel. A Swanson le disgustaba la idea de tener que hacer pruebas. Adujo que había "hecho veinte películas para la Paramount. ¿Por qué quieren hacerme una prueba?" Su reacción resuena en cierto momento del filme, cuando Norma Desmond declara: "sin mí no existiría la Paramount". En sus memorias, la actriz recuerda que le preguntó a Cukor si le parecía poco razonable el negarse a hacer las pruebas. Cukor le contestó que el de Norma Desmond sería el papel por el que se la recordaría. "Si te piden que hagas diez pruebas, haz diez pruebas, o yo personalmente te pegaré un tiro", dijo Cukor. En una entrevista realizada en 1975 Wilder rememoró la reacción de Swanson, observando que "había mucho de Norma Desmond en ella, ya sabes"


Entre las frases que ya forman parte de la historia del cine podemos citar:

"Joe: Usted es Norma Desmond. Salía en las películas mudas. Era usted grande. Norma: Soy grande. Son las películas las que se han hecho pequeñas"

"De acuerdo, Mr. De Mille, estoy lista para mi primer plano"


La película muestra algunas situaciones basadas en una época anterior, el propio reparto es ya un cúmulo de referencias al pasado de Hollywood. Gloria Swanson era una actriz recordada por sus fans pero desconocida para los espectadores más jóvenes. Para los decorados que representaban la casa de Norma Desmond se utilizaron fotografías auténticas de la colección de Swanson, con lo cual el pasado ficticio de Desmond adquiría una mayor verosimilitud.

Por su parte, Erich von Stroheim fue un destacado director de cine mudo: en la película, el personaje que interpreta, Max, proyecta para Norma Desmond y Gillis lo que en la ficción es una antigua película de Norma Desmond; en realidad, se trata de una breve escena del filme La reina Kelly (1928), en la que el propio Von Stroheim dirigió a Gloria Swanson. El rodaje de La reina Kelly, financiado por Joseph P. Kennedy, padre del futuro presidente de los Estados Unidos y por entonces amante de Gloria Swanson, había sido bastante accidentado. Stroheim terminó siendo despedido. Cecil B. De Mille, uno de los responsables de que Swanson accediera al estrellato, aparece en la película interpretándose a sí mismo, mientras dirige en los estudios Paramount el rodaje de su película Sansón y Dalila. Llama a Swanson "jovencita" , como solía hacer en los tiempos en que ella trabajaba a sus órdenes.

Sin olvidarnos de esas escenas en las que Norma Desmond juega al Bridge con antiguos compañeros del cine mudo, estos actores y actrices, denominados por Gillis "estatuas de cera", son
Buster Keaton, Anna Q. Nilsson y H. B. Warner, que se interpretan así mismo y que por entonces ya eran viejas glorias de la época muda que habían abandonado el cine.

En otro momento de la película, hace una imitación de Charles Chaplin idéntica a la que ella misma interpretó en la película Masquerade (1924)


Fuentes:

Sunset Boulevard

2 comentarios:

Manderly dijo...

Maravillosa!! No sólo por su gran guión y su protagonista femenina que siempre será Norma Desmond para los cinéfilos sino por esa dirección!! Qué grande esa primera secuencia que ya nos engancha sin remedio!!
Saludos.

Tawaki dijo...

Una de mis películas preferidas. No sé cuántas veces la habré visto pero es que en ella todo es perfecto.

Un barazo.

Publicar un comentario

La razón de ser de este blog es vuestra opinión.
Muchas gracias por vuestros comentarios